Poesía

Me atrevería a afirmar con seguridad que la poesía es una salvación para aquellos que aún no han encontrado su lugar en el mundo. Aquellos que se sienten náufragos en las aguas agitadas de sus misteriosas entrañas.

Puede incluso abarcar hasta la nada más absoluta, el silencio pesumbroso que se queja y se molesta ante la indiferencia.

Las palabras en su esfuerzo por ahondar y llegar hasta los surcos más profundos de nuestro sentir.

Así como la filosofía nació de la curiosidad y el asombro de los hombres ante el mundo, la poesía es el maravillarse ante las palabras, pudiendo llegar a conectar con un nivel superior que nada tiene que ver con el entendimiento.

Feliz día mundial de la poesía.

Perdóname

Perdóname por ir así buscándote tan torpemente… (Pedro Salinas)

Perdóname si te recuerdo,

si me dejo marchitar en esta esquina,

si de penas le hablo al viento,

si en los silencios me parece escuchar tu risa.

Si no consigo llenar los vacíos,

y tu ausencia grita más alto que mi propia vida.

Perdóname si ahora estoy hecha de pedazos,

si no me cosí las heridas,

si aún me parece estar soñando,

si me evado entre la melancolía.

Y sin embargo si te encuentro,

si coincidimos en esta esquina,

fingiré que no me dueles.

que ya olvidé que existías.

Parece que ya no

Parece que ya no estamos.

Si nos detuvimos alguna vez, aunque solo nos mirásemos, el ligero recuerdo volatilizó las ganas de volver a intentarlo.

Hay cierta paz en este desánimo,

Una rendición que me permite solapar la tristeza con la fe en el futuro inmediato.

Me auto proclamo vencedora de las batallas que libramos.

Fui conocedora de todos nuestros desastres.

De dar aliento a tus sueños desesperados,

Y sin embargo ahora somos retazos.

Hay cierta paz en este desánimo,

Déjame mirarte sin la congoja de no haber sido lo que esperábamos.

Resurgir

Déjame ser un pedazo de tu historia,

que de alborozo se llenen los días para decir que hemos vivido intensamente.

Que hemos sentido la magia,

un resurgir entre nuestros besos,

un algo etéreo y volátil en el alma al mismo tiempo.

Sin esconder los miedos,

que nos traen recuerdos de otros tiempos,

otros caminos vienen,

parece que otras nubes cubren el cielo.

Ya no quiero más manos que las tuyas.

Y que me lleven lejos.

Felicidades, bebé

Sigo velando tus sueños, aunque nunca supiera cantarte una canción de cuna. De tanto en cuando tatareaba la letra de la primera invención que asomaba a la desesperada, aquellas largas noches en las que luchabas por mantenerte despierto. Tiempo después, me sorprendías recordando las melodías que solo fueron nuestras, como un lenguaje secreto lleno de complicidades.

Aún conservas la mirada pícara y atrevida de quien no ha conocido el miedo. Y te impacientas como si ya supieras que el tiempo ha de robarte la energía y la ilusión.

Así te quiero yo, valiente y libre, para que a tus tres años sigas acumulando innumerables aventuras.

Nueva vida

Hay notas discordantes en el aire, una sigilosa espera que rompe la armonía de una tarde cualquiera.

Hay una emoción distinta que la sobrepasa, la tensión casi palpable que provoca la posibilidad de una vida nueva.

Un resquicio de indecisión aparece en un descuido, recordando la rutina apacible llevada hasta ahora. Y le tiemblan las manos de inquietud y por un momento su fortaleza se pierde y se siente una extraña, busca deshacerse de su caprichosa agonía, solo desea sentirse orgullosa de su hazaña.

El tren que se divisa a lo lejos anuncia su llegada. Coge aire y hace acopio de las ilusiones que se malograron con el tiempo y de la dulce inocencia de una niña que soñó con escapar de un futuro impuesto. Ya está, se dice, ya vencí al miedo y se deshace por fin de sus temores absurdos. Y ya no lucha contra ella, ya le pertenece el mundo.

Ya no

Espérame, me dijiste, como si el amor pudiera ponerse en pausa. Como si no fuéramos más que dos personajes discordantes de una novela inacabada, sin ánimos de sujetarnos las ganas. Después dirás que no te fuiste, que el tiempo no cambió nada, que tú no quisiste hacerlo, que dolió de igual manera, que entre tantos recuerdos comprendiste que me necesitabas cerca. Que los años no hicieron cicatrices, ni abrieron un abismo ni nos declaremos la guerra. Que para mí empezaste a ser una pérdida. Y ahí es cuando preferí un final a seguir siendo tu marioneta.