Tu nombre

photo-1469023553086-a245665f69b5

Tu nombre forma parte de una de las decisiones más importantes que he tomado. No es solo una decisión. Es parte de la identidad que te acompañará siempre. Parte de la personalidad que construyas a medida que vayas creciendo, que dará fuerza a algunos aspectos de ti mismo. Que hará de ti alguien único y especial. Por muy repetido que esté, por mucho que algunos se empeñen en buscar el nombre más raro del mundo, siempre habrá alguien más que lo lleve, pero lo que marcará la diferencia será la manera de llevarlo, de marcarlo a fuego en el resto. Y de eso deberás encargarte tú.

Sé que te pelearás con él, quizá algún día me odies por haberlo elegido. Y me preguntes porque tuve que llamarte Noel, entre cientos de nombres que existen. Y te responderé que a veces el convencimiento viene de la nada, sin saber porqué, sin razonamientos lógicos ni momentos precisos. Que un día te levantas y las dudas han desaparecido y ya no quieres pensar más.

Quizá incluso juegues a llamarte de otro modo por ver qué ocurre. Pero entonces te darás cuenta que hay cosas en la vida que están hechas a medida, que no admiten devoluciones. Que con otro nombre no serías tú, que unas cuantas letras son capaces de definir todo lo que somos. Y que ese nombre lo será todo también para los que te aman.

Que hay nombres que son capaces de movilizar masas, remover pasiones, aflorar sentimientos profundos…y pensar que todo eso empezó un buen día como hoy. Cuando unos padres soñaban con la cara aún desconocida de su hijo. Cuando sin saberlo, ya estaban colocando una pieza clave en su futuro.