Soneto de la guirnalda de rosas

He decidido compartir algunos de los comentarios de texto de las obras estudiadas en el grado de Lengua y literatura españolas que estoy cursando en la UNED. Espero puedan ser útiles a otros compañeros o a personas amantes de la literatura que quieran ahondar un poco más en su estudio.

¡Esa guirnalda! ¡pronto! ¡que me muero!
¡Teje deprisa! ¡canta! ¡gime! ¡canta!
que la sombra me enturbia la garganta
y otra vez y mil la luz de enero.

Entre lo que me quieres y te quiero,
aire de estrellas y temblor de planta,
espesura de anémonas levanta
con oscuro gemir un año entero.

Goza el fresco paisaje de mi herida,
quiebra juncos y arroyos delicados.
Bebe en muslo de miel sangre vertida.

Pero ¡pronto! Que unidos, enlazados,
boca rota de amor y alma mordida,
el tiempo nos encuentre destrozados.

Este fragmento se engloba dentro la obra Sonetos del amor oscuro de Federico García Lorca, escrito en la última etapa de su carrera literaria donde se manifiesta con más claridad la fusión entre tradición y vanguardia; característica propia del grupo poético del 27. El esfuerzo del Centro de Estudios Históricos para la recuperación de los textos del Siglo de Oro permitió que los nuevos autores incluyeran rasgos de estos poetas clásicos en sus creaciones. La elección del soneto es una prueba de esa vuelta a las estructuras clásicas después del carácter surrealista de Poeta en Nueva York.

Los Sonetos del amor oscuro corresponden a once composiciones escritas entre 1935 y 1936 que debían formar parte de un libro mayor y con el que el autor pretendía volver al clasicismo, como otros autores de su época estaban haciendo (Miguel Hernández con El rayo que no cesa, por ejemplo) y que se publicaron póstumamente tras el final trágico del poeta. A pesar del ambiente erótico que impregnan los poemas, se han relacionado con la poesía petrarquista por la métrica clásica y la concepción del amor como una obsesión o una enfermedad que va ligada, al igual que en otras obras del poeta, irremediablemente a la muerte. El título del libro no es fruto de la casualidad, el adjetivo oscuro alude al ambiente nocturno en el que se encuentran los amantes pero también a las relaciones amorosas que se mantienen en secreto por ser consideradas inmorales por la sociedad y de las que se reivindica la libertad; además de la oposición de amor y muerte que es una constante en la obra del poeta.

Sigue leyendo

Instinto de lucha

Los hay que eluden la verdad aparentemente felices. Sin embargo, están recubiertos por una ligera capa de desesperanza y no pueden ocultar la nostalgia que les provoca el espíritu de lucha que se ahogó en la juventud.

Uno no puede ocultar el miedo porque entonces el miedo viene a buscarle, como recordando esa parte de la que está hecho también el hombre. Algunos lo llaman debilidad, otros simple humanidad.

Y es que huir de los obstáculos va en contra de nuestro instinto de supervivencia.

Perdóname

Perdóname por ir así buscándote tan torpemente… (Pedro Salinas)

Perdóname si te recuerdo,

si me dejo marchitar en esta esquina,

si de penas le hablo al viento,

si en los silencios me parece escuchar tu risa.

Si no consigo llenar los vacíos,

y tu ausencia grita más alto que mi propia vida.

Perdóname si ahora estoy hecha de pedazos,

si no me cosí las heridas,

si aún me parece estar soñando,

si me evado entre la melancolía.

Y sin embargo si te encuentro,

si coincidimos en esta esquina,

fingiré que no me dueles.

que ya olvidé que existías.

Literatura

Siempre supe que me salvaría la literatura,

Que entre páginas de mundos ajenos a mi destino,

encontraría consuelo a los agravios del camino.

A veces huyo, busco el olvido,

Y empiezo a imaginar como respuesta al improvisado exilio.

Libero las letras contenidas,

revientan mi silencio,

me recuerdan que estoy viva,

Son el equilibrio dentro del caos que predomina.

Siempre supe que dentro de un buen libro podían encontrarse otras vidas.

Y no hay más soledad que el vacío de una historia que termina.

De un futuro hipotético que por sí solo continúa…