Nueva reseña de Increíblemente tú

Os dejo la reseña que ha hecho Patri, del blog leemosjuntos.es:

Nayra es escritora o, al menos, intenta serlo. Estudió una carrera que nada tenía que ver con las letras para cumplir con el futuro prometedor que se esperaba de ella, sin embargo, ella se decantó por buscar la felicidad a través de la escritura.

Toda su vida es aparentemente perfecta, sin embargo, tal cual comienza la novela nos daremos cuenta de que esto dista mucho de la realidad.

Nayra se muda al piso de alquiler de los padres de su mejor amiga donde compartirá piso con tres inquilinos más, Paula, Álex y el perro de Álex. No tiene ninguna necesidad económica de hacerlo ya que su familia tiene bastante dinero, sin embargo, necesita hacerlo para alejarse de la dura realidad que se respira en su casa, sus padres se están separando y están haciendo de la vida de Nayra un infierno.

Conforme Nayra se muda al piso, iremos conociendo capítulo a capítulo a Nayra, Paula y Álex en profundidad, así como la vida de Nayra antes de mudarse. Ella entra a la defensiva y con muchos prejuicios en el piso, siente que el mundo quiere dañarla y que todo le sale del revés.

Su novio, bueno, ex novio, resultó ser un cretino de los pies a la cabeza y es algo que Nayra intenta superar y sanar poco a poco, dia a dia. Es sorprendente la resiliencia que posee la protagonista. Sin ser un tema sobre el que me guste leer en una novela romántica, me ha sorprendido gratamente cómo la autora plantea y narra la historia del maltrato psicológico que sufre la protagonista por parte de su ex.

Álex es un amor, simplemente un cielo. Es una persona cariñosa, que se preocupa por los demás, con los pies en la tierra y capaz de arrancarle una sonrisa al sol de mediodia. Tiene defectos, vaya que si los tiene, pero me ha parecido tan tierno…

Me ha gustado mucho también cómo se gestiona el tema del maltrato desde el punto de vista de los familiares del maltratador, cómo lo vive su madre, su hermana… Del mismo modo me ha encantado, cómo Álex le ayuda a gestionar los sentimientos encontrados que tiene hacia sus padres, su separación y las decisiones que toman.

Increíblemente tú es una historia de amor que se va cociendo a fuego lento, muy lento, y que te va embriagando y enganchando capítulo tras capítulo. Debo de reconocer que ha habido algunos momentos que el ritmo me ha resultado un poco lento, sin embargo, como los protagonistas son todo emoción, sentimiento, pasión y pensamiento, no he podido dejar de leerla del tirón.

Aida Ramos ha creado una novela mucho más que recomendable en la que podremos leer sobre temas muy cotidianos e importantes que necesitan que alguien les de voz a través de la literatura.

Si aún no la has leído, puedes comprarla aquí: https://www.amazon.es/Incre%C3%ADblemente-Volumen-Independiente-A%C3%ADda-Ramos-ebook/dp/B07Z2BDK6Y/ref=nodl_

El pasado

Más tarde o más temprano nos volvemos obsesos del pasado, nos enrolamos en su nostálgica melodía, como procurando dar sentido a una vida desprovista de emociones. Preguntamos sin esperar que nos responda, solo por el placer de hacer de esas preguntas la herencia que nos dejó el tiempo, muchas veces plagado de deudas. Somos incapaces de ignorar la insistencia con la que las vivencias reclaman su lugar, el sutil bailoteo de recuerdos que alborotan una tediosa existencia.

Miramos con amargura el presente, el lugar que ocupamos y del que aún no sabemos con certeza si lo elegimos o nos vino de la mano del conformismo. Inventamos la manera de resarcirnos de nuestros fracasos y nos encomendamos a la suerte, como si de ella dependieran nuestros sueños. Y hay cierto regocijo en el descontento provocado por todas las metas que se nos quedaron a medias, un rencor latente por la persona que fuimos y no cumplió nuestras expectativas, una intención que no se ha diluido y que nos empuja a intentarlo de nuevo.

Somos obsesos del pasado que buscan reconciliarse con la ilusión que nos abandonó demasiado pronto.

Que vengas despacio…

Que vengas despacio y me sonrías como quién no entiende de dolor. Como quién no espera más de la vida que caminar juntos en una misma dirección.

Que ya comprendimos que la libertad es nuestra, aunque ahora seamos dos. No hay vidas contrapuestas si se abandona el miedo y se habla de amor. Ni esperas inciertas, ni dudas que nos obligan a decir no.

Y sin embargo, aún me sorprende que me mires con la misma devoción, que recuerdes los inicios torpes, la misma calle desgastada por el tiempo y aquella canción. Que sigas besándome en la frente en los días que no me siento yo y no te averguences nunca de pedir perdón, porque tus errores siempre te hicieron fuerte, como quién aprovecha la herida para volverse a amar de valor.

Qué vengas despacio y…en tu boca salve las distancias que creó mi indecisión.

Próxima publicación

Me hacía mucha ilusión compartir con vosotros la portada de mi próxima novela que se publicará el 19 de Noviembre, bajo el sello de Click Ediciones de Planeta.

Feliz e ilusionada otra vez de volver a vivir la aventura de publicar, de dejar al descubierto una historia que permaneció abandonada durante más de un año, hasta que me reconcilié de nuevo con la escritura. Soy de las que piensan que las cosas pasan por una razón y ahora sé que necesitaba madurar una idea que hoy veo convertida en un proyecto del que he disfrutado muchísimo. Y espero que vosotros también lo hagáis.

En breve os iré dando más información. Y recordaros que también podéis seguirme en Instagram.

¡Un abrazo!

Mi deseo para el 2017

Os dejo una entrada que escribí en el blog de HQÑ y que también podréis encontrar aquí:

Quién me iba a decir que acabaría escribiendo en el blog de una editorial como HarperCollins y que me darían la oportunidad de sacar a la luz una novela que llevaba años gestándose en mi cabeza. Que empezó como un juego. Eso fue para mí al principio, cuando de niña soñaba con grandes historias de amor y para no olvidarlas las plasmaba en el papel. Era divertido ver como cobraban forma en mi mente y maduraban con el tiempo. Por eso siempre he creído que una novela, sea cuál sea la trama, necesita tiempo y reposo. El tiempo te permite descubrir nuevas ideas y el reposo revisarlas con ojos críticos, sin la emoción que te brinda la inspiración en el momento de escribirlas.

Siempre se me dio por escribir historias de amor. No podría decir porque me empeciné por el género romántico, quizá no conciba la vida sin amor. Sin ese sentimiento que nos da sensibilidad, ternura y es capaz de llenarnos de locura sana. Pero sobretodo adoro los principios. Con las dudas, los miedos, las inseguridades y la ilusión por un amor que empieza y no sabes cómo acaba. Y escribir me dio la oportunidad de enamorarme una y mil veces sin salir de mi imaginación. Sin asumir el riesgo, el atrevimiento que nos lleva a confiar en la poderosa atracción.

Todas esas emociones son las que intento captar en mi novela Regálame un instante, que saldrá publicada en breve bajo el sello HQÑ. Desde aquí os animo a que os hagáis partícipes de la historia de Alessia, que viajéis a través del paisaje marinero de Cudillero y que os dejéis hechizar por la magia del primer amor. Magia que muchas veces nos ayuda a curar viejas heridas del pasado, transformando nuestro presente por completo.

Y eso es precisamente lo que le pido al año que entró, poder seguir disfrutando de la magia de nuevas historias que nos sigan enamorando y contagiando de ilusión.

16 de Febrero

Febrero se abre ante mi. Febrero el mes del amor y un mes lleno de expectativas. Y quizá me ponga demasiado intensa pero es que el 16 de Febrero marca un antes y un después en mi vida de escritora anónima. De aquellas palabras escondidas en el diario de una niña que inventaba historias para no aburrirse. Para hacerse dueña del mundo. Y es que escribir es la única forma de burlarse del destino. De otorgarse poder a uno mismo.  Y escribir siempre se me dio mejor que hablar. Cuantos discursos mentales se quedaron ahí dentro por ser incapaz de darles coherencia fuera. Porque en el interior de cada uno todo resulta más fácil.

Y quizá me ponga demasiado romántica pero para una enamorada de los libros como yo, no hay mayor logro que haber conseguido escribir uno. Publicar estaba de más. Publicar era una satisfacción para mi ego. Para la autoestima maltrecha de alguien que nunca se atrevió a compartir nada.

Así que ya sabéis, el 16 de Febrero sale a la venta Regálame un instante a través de las principales plataformas como Amazon. Pero para mi es algo más que eso. Para mi es abriros las puertas a mi mundo. A ese mundo que no quise descubrir a nadie. Hasta ahora.

Y hasta entonces, desde facebook y twitter compartiré pequeños fragmentos como este:

1485355712435

 

Regálame un instante

El año que entra viene cargado de nuevas ilusiones: mi reciente maternidad y la próxima publicación de mi novela con Harlequin Ibérica, que a pesar de no tener aún fecha concreta de salida si que puedo empezar a hablaros de ella.

cub-hqn-149

Regálame un instante es una novela romántica juvenil. La protagonista, Alessia Martín, a sus diecisiete años ya conoce el dolor de la pérdida. Después de cinco años intentando olvidar la muerte de su padre en un accidente de tráfico, decide que ya es hora de reencontrarse con su hermano Nico, que abandonó Madrid tras la tragedia, para aislarse en Cudillero, un pequeño pueblo de Asturias.

Nico dista mucho de ser el que recordaba, sumido en una profunda depresión, acoge a su hermana con alegría y con miedo. Con ella revive de nuevo los recuerdos que un día decidió enterrar, y el temor a perderla de nuevo, hace que ejerza sobre ella una sobre protección desmesurada.

Ale intenta a toda costa ayudar a su hermano a superar el recuerdo de su padre y a seguir adelante con su vida sin el pánico que lo acompaña a cada momento. Solo cuando conoce a Isaac y empieza a experimentar los primeros síntomas del amor, se da cuenta de que las heridas del pasado también han dejado cicatrices en ella.

Una historia de amor, amistad y superación. Donde creceréis, madurareis y os enamorareis con los personajes.

Os iré dando más detalles a través del blog, Facebook y Twitter. Por el momento:

¡Felices fiestas!