Literatura

Siempre supe que me salvaría la literatura,

Que entre páginas de mundos ajenos a mi destino,

encontraría consuelo a los agravios del camino.

A veces huyo, busco el olvido,

Y empiezo a imaginar como respuesta al improvisado exilio.

Libero las letras contenidas,

revientan mi silencio,

me recuerdan que estoy viva,

Son el equilibrio dentro del caos que predomina.

Siempre supe que dentro de un buen libro podían encontrarse otras vidas.

Y no hay más soledad que el vacío de una historia que termina.

De un futuro hipotético que por sí solo continúa…