Próxima publicación

Me hacía mucha ilusión compartir con vosotros la portada de mi próxima novela que se publicará el 19 de Noviembre, bajo el sello de Click Ediciones de Planeta.

Feliz e ilusionada otra vez de volver a vivir la aventura de publicar, de dejar al descubierto una historia que permaneció abandonada durante más de un año, hasta que me reconcilié de nuevo con la escritura. Soy de las que piensan que las cosas pasan por una razón y ahora sé que necesitaba madurar una idea que hoy veo convertida en un proyecto del que he disfrutado muchísimo. Y espero que vosotros también lo hagáis.

En breve os iré dando más información. Y recordaros que también podéis seguirme en Instagram.

¡Un abrazo!

Anuncios

Empezar

No hay palabras que retengan el deseo de estallar cuando, tras abandonarnos a los sentimientos, fluimos como el viento que nos da en la cara. El silencio es una melodía maravillosa que nos acompaña,

Arañas ese recoveco acorazado. Me dejo hacer. Derrumbas temores infundados. Hay días, horas y momentos que huyen de la precisión del tiempo, se difuminan en tu compañía y es entonces cuando no entiendo de pasados que pesan, ni futuros que desean reconstruir.

Empezar. Es la única premisa que resuena. Y confiamos como si fuera la primera vez.

En la distancia

Es paradójico pensar que cuanto más lejos estás, más cerca te siento a veces, la distancia te engrandece, y echándote en falta las diferencias ya no son lo que parecen.

No quiero estar sin verte, pero en la soledad también se aprende a ser fuerte.

Ser fiel es estar sin que te cueste, sin esperar nada del otro, dar sin recibir, porque te sale así y lo sientes.

Tú me lo demostraste con creces, ahora solo te pido que me esperes.

Hay momentos en la vida en que debes alejarte para apreciar lo que tienes.

Vamos a intentarlo

Déjate llevar sin miedo, olvida los pretextos, las excusas. Ama sin contemplaciones, como lo hiciste la primera vez, antes de prometerte que no volverías a hacerlo.

Quiero que me mires como si fuera el principio donde mueren los finales que te dolieron tanto. Como si fuéramos el destino que estábamos esperando. Que dejes de mirar el reloj y olvides el lugar de donde vienes y aquello que te retiene.

Amar como deseaste amar siempre, sin esa duda quemándote las entrañas, sin dejar que la soledad se haga un hueco en nuestra cama y empieces a sentirme como una extraña.

Amar como lo hiciste en el pasado, con la inocente juventud del que no conoce el engaño.

Vamos a intentarlo.

Lo más bonito

Reírme de mí misma en esos momentos en que me sobreviene el miedo. Respirar, contar hasta tres y pensar que no puedo dar más de lo que debo. Y sin embargo, tras varios intentos, me recuerdo que tú formas parte de lo más bonito que tengo. Que no es sano razonar sentimientos, el corazón elige y a mi me basta una sonrisa para revolverme por dentro.

Y quizá algún día me rompas sin quererlo, pero yo prometo quedarme con esos instantes en los que creímos ser eternos.

El ayer

Estuve rehuyendo del pasado, como si pudiera hacerme una vida nueva con los pedazos que quedaron, como si me hubiera construido de la nada, y arrepentida me escondiera tras mentiras que dibujaban una felicidad mal disimulada.

El ayer reabrió muchas heridas, se me escapó el tiempo persiguiendo momentos que restaban olvidados.

Me forjé de errores, de caminos que se cerraron y oportunidades que podría haber aprovechado si no me hubiera dado miedo decir que sí. Y anduve equivocada creyendo que lo que rechazo vuelve, si ha de ser para mí. Ahora sé que nunca he fracasado, que permanecen los sueños tras los años, que las derrotas también son parte del precio para alcanzarlos y que nada duele si no permito que me haga daño.

No es suerte

No me odies por hacer lo que quiero,

seguir las normas está bien durante un tiempo. Después se me da por pensar que me estoy perdiendo algo, que nadie puede decidir por mi el futuro que me está esperando.

Entra en juego la rebeldía, la manía de la gente de tacharte de raro, y de repente empiezo a sentirme fuerte, más cerca de lo que andaba buscando.

Hay quien dijo que la suerte estaba de mi lado. Pero no es suerte, es actitud. Y no todos son valientes para intentarlo.