Me gustaba…

Me gustaba que entendieras mis silencios.

Que no necesitaras buscar significado a los momentos que compartíamos,

que fuéramos sin preocuparnos por lo que podíamos llegar a ser.

Que me quisieras libre para perseguir mis sueños e hicieras nuestros mis propios logros.

Me gustaba tu risa, tu alegría, tu manera de ver la vida, tus manías, tu rabia contenida ante las injusticias.

Me gustabas tú y todas las versiones posteriores que te hicieron madurar con el tiempo.

Me gustabas lo suficiente para dejarte ir cuando dejamos de comprendernos.

Más aquí: @aidaramosrodri

Aire

photo-1455824116325-29097b5f6366

Déjame ser aire para volar lejos del suelo, perseguir sueños efímeros, aquellos que amenazan con escaparse de entre mis dedos. Aire para que sea yo la que arrolle a la vida. Para hacerme invisible y no tenerle miedo.

Déjame ser aire para sentirme libre mientras inventamos un mundo nuevo. Que las ataduras no son más que los límites que un día te impusieron. Olvida que existen, que no sigan latentes en tu recuerdo.

Déjame ser aire para soplarte con fuerza que te quiero. Acariciarte lento, enredarme en ti, fundirme en tu deseo. Déjame borrar el pasado, que la tristeza sea un mero resquicio de lo que nos hizo daño. Que no empañe lo que construimos con esmero.

Ahora, respiremos aires nuevos.

 

Si desfalleces…

Si desfalleces…
Recuerda que la tormenta amaina,
que luchas siempre—aunque sin fuerzas lo intentes—,
el sol siempre vuelve.
Recuerda que si el coraje te abandona,
hay alguien que grita en la distancia,
te recoge, te levanta,
te empuja si hace falta.
No te rindas nunca,
Si existe en tus sueños,
existe en tu alma.

Eres tú

wVlfnlTbRtK8eGvbnBZI_VolkanOlmez_005

A veces cuando te espero, un eterno silencio gobierna. Un efímero segundo de esperanza se escapa, el coraje por las sendas del olvido se pierde.

A veces cuando sonríes, mi vida entera se para. Un sol ardiente me quema, un cielo infinito me atrapa. Y entonces parece que todo encaja.

Eres tú, la parte más íntima e inalcanzable de mi ser. Te adueñas sin quererlo, de toda mi existencia.

Cenizas

UJO0jYLtRte4qpyA37Xu_9X6A7388
Cenizas.
Ahí van los restos de un pasado que se consumió.
Ruinas que se sostienen ante una débil sonrisa.
Resurgen entre ellas lágrimas confusas.
¿No pertenecía al olvido aquello que me condenó?
Ahora huye arañando las certezas que me sostienen.
Mira mis recuerdos, estáticos en el tiempo.
Convertidos en cenizas.
Las lanzo al aire pero el viento siempre las devuelve.
¿Y no son mis palabras un triste reflejo de lo que, aun estando muerto, me persiguió?