Parece que ya no

Parece que ya no estamos.

Si nos detuvimos alguna vez, aunque solo nos mirásemos, el ligero recuerdo volatilizó las ganas de volver a intentarlo.

Hay cierta paz en este desánimo,

Una rendición que me permite solapar la tristeza con la fe en el futuro inmediato.

Me auto proclamo vencedora de las batallas que libramos.

Fui conocedora de todos nuestros desastres.

De dar aliento a tus sueños desesperados,

Y sin embargo ahora somos retazos.

Hay cierta paz en este desánimo,

Déjame mirarte sin la congoja de no haber sido lo que esperábamos.

Literatura

Siempre supe que me salvaría la literatura,

Que entre páginas de mundos ajenos a mi destino,

encontraría consuelo a los agravios del camino.

A veces huyo, busco el olvido,

Y empiezo a imaginar como respuesta al improvisado exilio.

Libero las letras contenidas,

revientan mi silencio,

me recuerdan que estoy viva,

Son el equilibrio dentro del caos que predomina.

Siempre supe que dentro de un buen libro podían encontrarse otras vidas.

Y no hay más soledad que el vacío de una historia que termina.

De un futuro hipotético que por sí solo continúa…

Resurgir

Déjame ser un pedazo de tu historia,

que de alborozo se llenen los días para decir que hemos vivido intensamente.

Que hemos sentido la magia,

un resurgir entre nuestros besos,

un algo etéreo y volátil en el alma al mismo tiempo.

Sin esconder los miedos,

que nos traen recuerdos de otros tiempos,

otros caminos vienen,

parece que otras nubes cubren el cielo.

Ya no quiero más manos que las tuyas.

Y que me lleven lejos.