Valiente

Empiezo a preferir la pérdida, a vivir anclada en el camino. A ser un cuerpo deambulante, al que no le importa no sentirse en casa. Será que el hogar lo construyen las emociones que llevo a cuestas, que no hay más seguridad que saber quién soy y sentirme a gusto. Nada más valioso como el recuerdo de todo aquello que me dolió y que me hizo fuerte. Nada más importante que mantener el vuelo sin temer estrellarme. A nadar contracorriente, a escapar de la jaula y atreverme a ser valiente.

¿Qué sabremos?

Qué sabremos nosotros del amor, si nos asustamos con solo mirarlo a los ojos. Si huimos creyendo que no podrá encontrarnos. Y luego en sueños lo llamamos, deseamos que venga a buscarnos, maldecimos a la vida por ponernos dificultades mientras lo esperamos. Qué sabremos nosotros, si a la realidad le pintamos un engaño y nos mentimos haciéndonos creer que aquello no nos convenía, que más vale solo, que mal acompañado. Que si el futuro, la distancia, la edad y cien mil excusas que nos van alejando.

No sabemos nada, y por el camino nos hacemos daño.

Próxima publicación

Me hacía mucha ilusión compartir con vosotros la portada de mi próxima novela que se publicará el 19 de Noviembre, bajo el sello de Click Ediciones de Planeta.

Feliz e ilusionada otra vez de volver a vivir la aventura de publicar, de dejar al descubierto una historia que permaneció abandonada durante más de un año, hasta que me reconcilié de nuevo con la escritura. Soy de las que piensan que las cosas pasan por una razón y ahora sé que necesitaba madurar una idea que hoy veo convertida en un proyecto del que he disfrutado muchísimo. Y espero que vosotros también lo hagáis.

En breve os iré dando más información. Y recordaros que también podéis seguirme en Instagram.

¡Un abrazo!

Empezar

No hay palabras que retengan el deseo de estallar cuando, tras abandonarnos a los sentimientos, fluimos como el viento que nos da en la cara. El silencio es una melodía maravillosa que nos acompaña,

Arañas ese recoveco acorazado. Me dejo hacer. Derrumbas temores infundados. Hay días, horas y momentos que huyen de la precisión del tiempo, se difuminan en tu compañía y es entonces cuando no entiendo de pasados que pesan, ni futuros que desean reconstruir.

Empezar. Es la única premisa que resuena. Y confiamos como si fuera la primera vez.

En la distancia

Es paradójico pensar que cuanto más lejos estás, más cerca te siento a veces, la distancia te engrandece, y echándote en falta las diferencias ya no son lo que parecen.

No quiero estar sin verte, pero en la soledad también se aprende a ser fuerte.

Ser fiel es estar sin que te cueste, sin esperar nada del otro, dar sin recibir, porque te sale así y lo sientes.

Tú me lo demostraste con creces, ahora solo te pido que me esperes.

Hay momentos en la vida en que debes alejarte para apreciar lo que tienes.

Vamos a intentarlo

Déjate llevar sin miedo, olvida los pretextos, las excusas. Ama sin contemplaciones, como lo hiciste la primera vez, antes de prometerte que no volverías a hacerlo.

Quiero que me mires como si fuera el principio donde mueren los finales que te dolieron tanto. Como si fuéramos el destino que estábamos esperando. Que dejes de mirar el reloj y olvides el lugar de donde vienes y aquello que te retiene.

Amar como deseaste amar siempre, sin esa duda quemándote las entrañas, sin dejar que la soledad se haga un hueco en nuestra cama y empieces a sentirme como una extraña.

Amar como lo hiciste en el pasado, con la inocente juventud del que no conoce el engaño.

Vamos a intentarlo.