Ella

Se enamoró de sus rarezas, de su empeño de ir contra corriente. Odiaba seguir a la gente, era ella con sus convicciones pero también con sus miedos. Era ella en un mundo de prejuicios, de miradas irreverentes, de “yo más que tú”, jodiendo al prójimo.

Ella multiplicada por mil cuando caía entre sus brazos preparada para estallar.

Agitada, rebelde, perfecta a los ojos de quién sabía apreciarle su gracia.

Era ella sin más y ahí residía su magia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s