Respirar

zulmaury-saavedra-415200

Nunca me fui. Estuve enterrada bajo el manto de las nuevas emociones. Nunca me rendí. Salía a la luz de vez en cuando y te recordaba que aquí te sentías a gusto. Que en la vida a veces se tiene que hacer un alto, respirar. Cerrar los ojos. Respirar. Sentir que sigues siendo uno mismo. Pero sobre todo, seguir respirando.

Me recuerdas. Soy las ganas de comerte el mundo. De compartir palabras. De tamborilear los dedos en cualquier teclado que se preste. De sorprender y/o sorprenderte. No te equivoques, no te pertenezco, yo vuelo libre. De dejar que la imaginación te devore por unos instantes. De pertenecer a este mundo y a otro. El tuyo propio. Soy quién te hace creer que no hay barreras. Quién te hace crecer para alcanzar lo que deseas.

Soy una parte de ti que a pesar del tiempo y los acontecimientos jamás estuvo muerta. Respira. Cierra los ojos. Y solo envuelta de nuevo en esa paz, podrás reubicarme. Aunque todo haya cambiado, sigues viendo el mismo horizonte. Sabes donde se esconde la mágia.

Si te preguntas por qué sigo aquí. Por qué estuve esperando. Quizá nunca pude irme. Quizá nací contigo.

 

Anuncios