Mi deseo para el 2017

Os dejo una entrada que escribí en el blog de HQÑ y que también podréis encontrar aquí:

Quién me iba a decir que acabaría escribiendo en el blog de una editorial como HarperCollins y que me darían la oportunidad de sacar a la luz una novela que llevaba años gestándose en mi cabeza. Que empezó como un juego. Eso fue para mí al principio, cuando de niña soñaba con grandes historias de amor y para no olvidarlas las plasmaba en el papel. Era divertido ver como cobraban forma en mi mente y maduraban con el tiempo. Por eso siempre he creído que una novela, sea cuál sea la trama, necesita tiempo y reposo. El tiempo te permite descubrir nuevas ideas y el reposo revisarlas con ojos críticos, sin la emoción que te brinda la inspiración en el momento de escribirlas.

Siempre se me dio por escribir historias de amor. No podría decir porque me empeciné por el género romántico, quizá no conciba la vida sin amor. Sin ese sentimiento que nos da sensibilidad, ternura y es capaz de llenarnos de locura sana. Pero sobretodo adoro los principios. Con las dudas, los miedos, las inseguridades y la ilusión por un amor que empieza y no sabes cómo acaba. Y escribir me dio la oportunidad de enamorarme una y mil veces sin salir de mi imaginación. Sin asumir el riesgo, el atrevimiento que nos lleva a confiar en la poderosa atracción.

Todas esas emociones son las que intento captar en mi novela Regálame un instante, que saldrá publicada en breve bajo el sello HQÑ. Desde aquí os animo a que os hagáis partícipes de la historia de Alessia, que viajéis a través del paisaje marinero de Cudillero y que os dejéis hechizar por la magia del primer amor. Magia que muchas veces nos ayuda a curar viejas heridas del pasado, transformando nuestro presente por completo.

Y eso es precisamente lo que le pido al año que entró, poder seguir disfrutando de la magia de nuevas historias que nos sigan enamorando y contagiando de ilusión.

Anuncios