Sueños volátiles

photo-1455642305367-68834a1da7ab

Seguro que alguna vez has tenido sueños de aquellos que vienen y van. O los que se quedan por siempre, pero permanecen en la sombra porque dan demasiada vergüenza hablar de ellos. Con el tiempo reaparecen, te recuerdan que siguen ahí, quizá no con la misma fuerza pero conservan la esperanza de ser cumplidos.

Sueños que cambian con el paso de los años, que se adaptan a la persona que eres, que cogen nuevos rumbos facilitando el camino a aquella meta inalcanzable. Que se perfilan una y mil veces, como si con ello pudieras hacerlos más reales.  Sueños volátiles, esos que un día puedes casi tocar y al siguiente ya se han esfumado.

Sueños memorables, los que recuerdas con cierta melancolía pero sonríes por lo estúpidos que parecen ahora. Pero los sueños no dejan de ser así, una realidad exagerada, un deseo que de ser alcanzado nos proporcionaría la felicidad merecida. Aunque solo quisieran cumplirse a medias, porque a grandes expectativas no te gana nadie. No importa, dirías “aún hubiera sido mejor sí…”, pero te conformarías. Siempre nos han enseñado a conformarnos y tirar hacia adelante.

Y has llegado a imaginártelo tantas veces que si ocurriera no podrías llegar a creértelo. Como aquello que dicen de estar en una nube. La transición que se produce de aquel hecho que acunaste en tu interior y que ahora vuela libre sin tu control. Hasta convertirse en algo tan banal que irremediablemente acaba por perder su significado.

Son solo sueños. Pero no olvides que fueron la pieza indispensable que equilibró tu vida cuando no tenías claro a donde ibas. Fueron tu salvoconducto para sobrellevar los malos momentos. Algo tan profundo que lo decía todo de ti.

Quizá nuestras vidas no sean más que pedacitos de sueños que acabaron por cumplirse, que llenaron el espacio que faltaba para sentirnos realizados.

Quizá el sueño más importante, el que reina nuestro subconsciente, no quiera cumplirse nunca para seguir teniendo un objetivo en la vida…

Anuncios

7 comentarios en “Sueños volátiles

  1. Pingback: Huele a primavera | Instantes imperfectos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s