Grita

woman-707366_960_720

No hay sensación más placentera que aquella que te permite deshacerte del dolor. Aunque solo sea unos instantes. Hay momentos en los que te sientes al borde del precipicio. Momentos en los que desearías cerrar los ojos y desaparecer. Gritar con fuerza que la vida pesa demasiado a veces, que quieres seguir andando pero las suelas de tus zapatos también se desgastan. Que tus sueños parecen convertirse en papel mojado, que el destino se confabula para quebrantar tus esperanzas.

Di no. Grita. Aunque te parezca absurdo. Aunque tu voz se rompa o se ahogue en medio de la nada. Grita para desgarrar la soledad que te aflige. Si con eso vas a sentirte diferente. Más tú, sin ataduras. Agota tus fuerzas rebelándote contra un mundo que se empeña a ser injusto.

No olvides tus miedos, van a seguir estando ahí. Y cuando menos los necesites saldrán para recordarte que eres débil.  Míralos a la cara y escupe tu rabia, ellos lo merecen. Y solo cuando los comprendas aprenderás a convivir con ellos.

Grita con fuerza lo que piensas, lo que sientes. Que no te callen los que temen a la sinceridad porque sus verdades no se sostienen. Los que huyen del silencio para no escuchar su propia voz.

Grita cuando pierdas la partida. Y apuesta con más ganas la próxima vez. La vida es como un maldito casino: unos juegan y pierden, otros hacen trampas y acaban fuera, los hay que se emborrachan intentando tragarse las penas y solo los valientes arriesgan a doble o nada.

Pero grita también por las cosas buenas, que las alegrías compartidas saben mejor. Y aunque las compartas, éstas no restan, multiplican.

Grita para hacernos saber que sigues ahí. Que solo se siente pequeño el que quiere. Porque la grandeza consiste en sentirse a gusto consigo mismo. A caerse bien aunque a veces no nos entendamos.

Y piensa que un día mirarás atrás y te darás cuenta que lo que te hizo llorar acabó dándole un sentido a tu vida.

Anuncios

14 comentarios en “Grita

  1. Sabias y emotivas palabras convertidas en una gran consejo que todos deberíamos seguir, jóvenes y no tan jóvenes. Hay que gritar a la injusticia, al miedo, al horror, y a tantas cosas…, pero también a la vida y a la esperanza.
    Y lo más importante de todo, hay que aprender a quererse uno mismo.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s