Pequeños detalles

instantes imperfectos

Estoy hecha de pequeños detalles, aquellos que llenan mi día a día y les concedo una insignificancia poco merecida. Los que se conforman con aparecer en mi rutina y me dibujan una sonrisa cuando las observo con atención.

La música que suena y mi silueta cantando en el espejo. Llenar los silencios con melodías que se mueven al ritmo de los latidos de mi corazón. Esas que erizan la piel y dejan un recuerdo que revive a cada golpe de guitarra.

Salir a correr, creer que me he quedado sin aliento y descubrir que aún quedan fuerzas para seguir avanzando. Que el dolor de los pulmones al respirar se anestesia con la emoción de haber llegado. Tener consciencia de que tal nimiedad es equiparable a la vida misma.

Desmontar la idea preconcebida de que todo tiene un final para convertirlo en un hecho imperecedero, de esos que te permiten soñar infinitamente todas las noches y mantener la esperanza intacta. Es uno de mis pasatiempos favoritos, construir castillos en el aire y jugar a que (no) se me desmonten.

Recordar lo que ya está olvidado, darle vida de nuevo y comprobar que hay emociones que mueren, que un día estaban y me abandonaron y que lo que duele no es el pasado, sino la facilidad con la que fue enterrado.

Llorar, de alegría o tristeza no importa. Me gusta la calma que precede a la tormenta. La sensación de haberse vaciado y haberse quedado seco. Ese gusto salado, ese escozor de ojos y esa risa tonta cuando me doy cuenta de que he llorado por nada.

Y reír y que el sonido de mi felicidad se entremezcle con la tuya y sea inmensamente más grande de lo que parecía. Que los años no desvanecen amores. Crecen hasta tal punto que se desparraman por todos los poros de la piel.

Fingir que no me importas y comerme las uñas a mordiscos cuando te vas y no sé si vas a volver. Quizá sea estúpido, pero en el fondo sé que me desespero por quererte y te quiero más de lo que me gustaría realmente.

Estoy hecha de detalles que hablan de mí sin que se les pregunte, que evidencian lo que soy, que gritan en mi nombre todo lo que a veces me empeño en esconder.

¿Por qué solo somos una pequeña parte de lo que deberíamos ser?

Anuncios

6 comentarios en “Pequeños detalles

  1. La vida es un crisol donde se van mezclando diversos ingredientes, pequeñas porciones de cosas buenas y menos buenas que dan como resultado una amalgama de acontecimientos y experiencias personales que conforman nuestro ser.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s