Un paso más

¿Alguna vez habéis deseado tanto algo que cuando ocurre no os acabáis de creer que sea cierto? Y te quedas paralizado, como si alguien hubiera apretado el botón de stop en tu vida y en tus emociones. Ni ríes ni lloras. No te lo crees, por tanto, es como si no estuviera pasando. Pero todo a tu alrededor dice que sí. Que alguien ha dado el paso para que tú puedas cumplir tu sueño.Te preguntas cuanto va a cambiar tu vida, que nuevas experiencias están por venir y sobretodo si estarás a la altura. En tu cabeza siempre sale bien, pero en el mundo real se aprecia todo tan distinto que a veces nos atenaza el miedo. Ese enemigo horrible tan difícil de vencer, que se mete por cada poro de tu piel, que te invade el cerebro y te impide pensar con claridad.

¿Alguna vez habéis tenido miedo de verdad? No me refiero al miedo superficial que te produce escalofríos o te hace gritar del susto en un momento dado. Me refiero al miedo que te paraliza hasta las entrañas, que no te deja moverte del sitio. Odio esa sensación de bloqueo. Y recuerdo haberla tenido de niña en mis pesadillas.

Pero no necesito tener miedo ahora. Ahora quiero creer. Quiero saber, que he dado un paso más hacia mi objetivo. Que me han ofrecido subirme al tren y con un poco de suerte quizá me den el billete. Y si al final queda en nada, vendrán otros trenes. Me han dado justo lo que me faltaba: la confirmación de que lo que quiero conseguir es posible. Una confianza que ya empezaba a flaquear. Todo se reduce a eso, creer en ti. Luchar con todas tus fuerzas. Aunque te agotes, aunque te falte el aire. Nunca te rindas.

A veces me he sentido como una tonta dando por hecho cosas que aún no habían pasado. Y haciendo planes de futuro teniendo en cuenta que mi deseo ya se habría cumplido por aquel entonces. Siempre me ha pasado igual. Intento planearlo todo y sin quererlo, me pongo fechas. Límites que para mí son necesarios. Y por fin entiendo que todo tiene su curso, que pasa cuando tiene que pasar. Porque a lo mejor no es tan disparatado pensar que ya todo está dispuesto. Que tú tienes esa meta, que existe un destino que te guía a ella. Tu leyenda personal, como le gusta llamarlo a Paulo Coelho. Y que casi sin quererlo te vas dirigiendo a ella, porque te llama, porque es lo que deseas con fervor. Puedes distraerte o darte por vencido pero de algún modo ese sueño vuelve, recordándote que es lo que da sentido a la vida.

Somos impacientes por naturaleza. Corremos tropezando continuamente con las prisas de llegar. Sin comprender que al final, cada pequeño paso nos enseña algo valioso.

Y ahora, a por otro paso más.

Anuncios

2 comentarios en “Un paso más

  1. La vida se recorre paso a paso, no a grandes saltos. Y cada paso hay que darlo sabiendo donde pones los pies. Pero tampoco hay que pararse a pensar demasiado si se ponen o no en el lugar más adecuado o seguro. El tiempo es oro y no podemos malgastarlo en un mar de dudas. Cuando alguien tiene miedo a lanzarse a la piscina desde un trampolín, siempre hay alguien que te da un empujón y zas! al agua. En nuestra vida no debemos esperar a que alguien nos empuje (nos pueden animar, eso si) sino que debemos ser nosotros mismos los que nos demos valor.
    Hay un libro que se titula “El Secreto”, que tuvo muchísimo éxito, cuyos autores dicen que ara que ocurra algo solo tienes que desearlo con mucha intensidad, imaginando que ya lo tienes, porque la energía que desprende tu pensamiento positivo vuelva a ti cumpliendo tus deseos. Pura bazofia. Es cierto que si adoptas una postura positiva, optimista, tienes muchas más probabilidades de que lo que pretendes hacer te salga bien, porque es la actitud lo que cuenta. El pesimista o temeroso hace las cosas sin fe ni entusiasmo y, por lo tanto, lo hace mal.
    En fin, creo que me he explayado demasiado. Lo siento. Pero es una situación a la que tuve que hacer frente de muy joven y tu entrada me la ha hecho recordar.
    Así que, como bien dices, ahora otro paso más.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Cuando deseas algo con fuerza todo el universo conspira para que se haga realidad. Es la frase más famosa de Paulo Coelho y vendría a decir lo mismo que el Secreto. No sé si es cierto o no. Hay personas que prefieren creer en Dios. La verdad es que el ser humano tiende a encomendarse a fuerzas superiores sin darse cuenta que quizá quien tiene la llave para hacerlo realidad somos nosotros mismos.
    Un abrazo 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s