Mi ángel de la guarda

Qué difícil se me hace prescindir de ti. Tú que llegaste comiéndote el mundo a bocados—literalmente, tu segundo nombre era destrozón— y me enseñaste a mirar el mundo con otros ojos. Hoy aún logras darme lecciones.

Porque eres la simpleza de la vida. A ti solo te importa que vuelva pronto a casa, que te preste atención cuando arrastras tu juguete favorito a mis pies, que te diga cosas bonitas y te rasque la barriga (las patas ni tocarlas, lo sé).

Yo que siempre estoy dándole vueltas a lo bueno y lo malo, preguntándome que porción me corresponde de cada, me gustaría ser como tú. Disfrutar de las personas que amo sin temer que se acabe el tiempo. Consumiendo ese tiempo en el miedo a la pérdida. Buscando en esa pérdida la excusa perfecta para hacer eso que a los humanos nos encanta: martirizarnos.
Sé que cuando esté triste no me preguntarás que me pasa, ni me insistirás para que solucione aquello que me aflige, ni me recriminarás por no ser valiente. Te acercarás a mí y me acompañarás. Y allá donde vaya querrás venir conmigo.
No esperarás riquezas, ni un futuro planeado. Y quizá algún día te traicione, como buena humana que soy. Pero tú jamás me abandonarás. Y eso es lo que me sorprende más de ti, el hecho de que te sientas igual de feliz amando que siendo amado. Que no esperas a que se te devuelva todo lo dado.
Mi amigo perruno, qué ganada me tienes para que adore todas tus facetas. Hasta las que me sacan de quicio. Como que ladres a viva voz cuando suena el timbre, que olfatees cada centímetro del objeto nuevo que entra en casa. Que me dejes la pelota a medio camino para que tenga que ir a buscarla y que juegues a convertir mi jardín en un campo de golf. Ahora que lo pienso estás hecho un bicho. Y con eso te otorgas un valor añadido. No es maldad, es picardía, la misma que usas para robarme la comida cuando me despisto.
¿Entiendes ahora porque te admiro? Porque consigues restarle importancia a mis penas con tan solo mirarme a los ojos. Y desde la bondad y la inocencia más absoluta eres capaz de recordarme cómo vivir la vida. Esa costumbre que en la infancia nos es tan innata y que vamos perdiendo según pasan los años.

Habrá quien se afane a repetir una y otra vez que solo eres un perro, usando un tono descalificatorio. Quizá tengan razón, en esa palabra no puedo caber el amor tan grande que siento por alguien de mi familia. A partir de ahora serás mi ángel de la guarda.

Anuncios

10 comentarios en “Mi ángel de la guarda

  1. Solo quien tiene un perro (o cualquier otra mascota con la que se pueda interactuar)puede comprender estos sentimientos que tan bien has expresado. Yo también dediqué un par de textos (uno era una poema!) a mi Pelut, un perro mestizo que adoptamos hace ya tres años y que es la alegría de la casa y mi compañero inseparable. Hay tal compenetración y complicidad entre ambos que una mirada suya me dice mucho más que la de cualquier otro ser humano (al que no conozca, por supuesto).
    Es este un texto, además, muy bien elaborado.
    Ha sido todo un placer leerlo, por lo común de experiencias contadas, y por el estilo narrativo que has utilizado.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Hola!!
    Qué post tan bonito 😀
    La verdad es que no entiendo que haya personas que los maltraten 😦
    Yo he tenido perros y gatos, y aunque prefiero a estos últimos, también he querido un montón a los perritos que he tenido.
    Un besazo!! ❤

    Me gusta

  3. Solo los que tenemos perro entendemos lo que has escrito. Qué sentimientos más bonitos y cuanto nos enseñan ¿verdad?
    Nunca entenderé cómo un humano es capaz de maltratar a un animal. Bueno sí, porque desconocen lo que es la bondad, la lealtad y la amistad incondicional.
    Disfruta mucho de tu amigo de 4 patas 😉
    Un beso

    Me gusta

  4. Acabo de aterrizar en este post de tu blog casi un año después de su publicación y me ha encantado!! Hay dulzura, ternura, admiración, cariño y amor. Yo no tengo perro, pero puedo entender perfectamente de lo que hablas y sientes. GRACIAS por compartir esas pequeñas grandes cosas que hacen del mundo un lugar apasionante para vivir.
    Un beso!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s