Me gusta ser diferente

No entiendo a la humanidad. No puedo creer que ciertos sentimientos existan en personas que aparentan justo lo contrario. Y que consigan vestirse de esa falsedad mal disimulada que te hace sentir como un verdadero idiota cuando al final descubres sus intenciones.

No le encuentro la gracia al disfrute por el sufrimiento ajeno. Ni como hay personajes capaces de regodearse en el dolor, o peor que eso, hacerlo más agudo para convertirlo en un juego macabro.

Quizá no esté preparada para la sociedad actual, donde la sensiblería pasó de moda. Donde ser guay implica pisotear la felicidad de otro y reírse en su cara. Aunque al menos ellos no se acomplejan de ser así. Tú eres el raro. Y luego están los que no se acomplejan pero tampoco lo van cantando a los cuatro vientos. Los más audaces, a mi parecer. Los que esperan pacientemente la mejor oportunidad para clavarte el puñal por la espalda.

Pero no os asustéis, solo se trata de sana competencia. De ese afán del ser humano de empujarse mutuamente para llegar antes a la cima, aunque se deba dejar por el camino todo rastro de moralidad.
Porque es lo deseamos todos. Brillar en un cielo repleto de estrellas, aunque para ello tengamos que fundir a las demás.
Se trata de un sistema implantado a la fuerza al que nos sometemos como individuos ejemplares que somos. Como el consumismo, la especulación financiera y toda esa basura que llena el mundo de materialismo puro y duro. Y que nadie se atreve a cambiar. Se curan en salud, diciéndote que el mundo es imposible cambiarlo, que fue así antes que tú, que injusticias las hay y las habrá siempre.

Para los que navegamos a contra corriente, solo queda hacernos a la idea de ser diferentes. Los incomprendidos en este mar de mentiras. Y por si nos apeteciera rellenar la poca esperanza que nos queda siempre podemos leer un buen libro, o ver una peli de superhéroes. A veces funciona. Ayer opté por Gladiator y me quedé con esta frase:

Lo que se hace en esta vida tiene eco en la eternidad.

Soy una soñadora, no puedo evitarlo…me gusta ser diferente.
Anuncios

11 comentarios en “Me gusta ser diferente

  1. Ser diferente pero siendo mejor que los demás, eso es lo que realmente cuenta. Aunque formes parte de una minoría.
    Vivimos en una sociedad que alimenta la competitividad ya desde la escuela. Los EEUU son maestros en ello y creo que exportaron esta práctica, como muchas otras, unas buenas y otras malas.
    Lo malo de la competencia es que para ascender, ganar, mejorar, se haga caer a otros mediante engaños, traición, zancadillas, etc. Esa no es una competencia sana, sino desleal. Y, tal como dices, se ha convertido en algo “normal” y quien no entra en ese juego queda excluido.
    La cuestión es no desfallecer y plantar cara al “enemigo” (la hipocresía, la envidia, la calumnia…)
    Espero que, a diferencia de la gran mayoría, no acabes acostumbrándote.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Te aseguro que no me acostumbraré, ser parte de una minoría no me importa, al contrario, hasta me siento más “especial”. Además lo importante es tener unos principios y no dejar que nadie te los arrebate. Un abrazo!

    Me gusta

  3. El problema recae quizá en que ya no nos forman para ser una persona que tenga su papel, su hueco en la sociedad, sino más bien a ser el mejor o pisotear. Nos hemos convertido en egoístas por culpa del mercadeo de las ideas que han suplantado a los valores y a la venta de la educación por las empresas -cuántas de ellas influyen en temarios universitarios, másteres o en ciclos de fp-. Un colega solía decir, con perdón de la expresión, que ahora no formamos personas, trabajadores… sino creamos hijos de puta.

    Todo eso suplanta al ser, a la persona, y a los valores que nacen en la mayoría de nosotros en la escuela. Pero el hombre es sabio, y tan sabio es para destruirse como para darse cuenta de sus errores aunque le cueste de primeras.

    Un saludo!!

    Quedas invitada, si lo aceptas, a visitar mi blog.

    Me gusta

  4. Yo creo que aunque estamos siendo educados para la competitividad y que se nos refuerza a reírnos del mal ajeno, todavía existen buenas personas que hacen cosas de manera desinteresada. Yo lo he vivido. Hay esperanza y existe el lado luminoso solo que no hay que perder la fe. Esa frase de Gladiator es la leche, gran peli 😉

    Me gusta

  5. Como bien dices, a mí también me gusta ser diferente aunque me observen con ojos de extrañeza, por mucho que quieran pisotearme o que quieran que yo me sienta inferior a ellos. Siempre he creído que ser diferente es también ser especial, destacar sobre el resto, conseguir ser algo y parte de un mundo que quizá no te comprende pero en el que te ha tocado vivir. Creo que ser diferente es más bien un regalo y no una desgracia como creen aquellos que te critican por quién eres.

    Me ha encantado, muy inspirador.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s