La mente soñadora

photo-1446813768824-b3730a9d5840

Parecía hecha de retales. De recuerdos consumidos, de últimos suspiros, de alientos forzados que hinchaban su pecho. Parecía dueña de las sombras que un día picaron a su puerta para quedarse. Allí estaba esperando impaciente, a que la muerte se la llevara, observando cada recoveco de la estancia por si aparecía de la nada. No era en esos momentos cuando la admiraba, la fuerza que la había caracterizado la abandonaba cada vez más a diario y su voz era triste y melancólica, una canción desafinada, un agónico y constante adiós. Pero él volvía—si más no, para que se sintiera arropada—y cuando la lucidez retornaba para encontrarla disfrutaba del pasado, a sabiendas que no era suyo pero que resultaba del todo interesante. Esas historias de amores inventados, de guerras que nunca sucedieron, de familias enfrentadas, del tesoro que jamás revelaría su escondite. Había sido una mente que nunca se cansó de imaginar, y ese carácter tan versátil que su querida abuela había engendrado le sirvió de argumento para muchos de sus libros. Siempre pensó que eran el complemento del otro, puesto que ella no sabía escribir, y él sacaba maravillas de sus curiosas invenciones. Cierta ocasión le había preguntado el porqué a aquel afán de huir de la realidad. «En la época que me tocó crecer a veces era más placentero soñar que vivir», fue su respuesta. Desde entonces envidió la fortaleza y la sonrisa que iluminaban su rostro todos los días. Y la curiosa satisfacción que obtenía de sus cavilaciones, la búsqueda insaciable de una realidad paralela que se ajustara más a los parámetros de lo que para ella era la felicidad. Era un libro en movimiento que nunca se deterioró con el peso de la vejez.

Y solo al final de su camino se permitió derramar una lágrima, mientras le hacía prometer que seguiría soñando por ella, que seguiría siendo libre a pesar de todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s