Me olvidé decir…

Que tras las lágrimas se escondía la vana esperanza de perdonarte.

Indisolubles mis sentimientos en el fondo de mi corazón, repiqueteaban ante tu presencia arrancando suspiros a mi alma.

Recordé aquel tiempo en que solo existíamos los dos. Las tardes de primavera huyendo del mundo. Abrazos y besos efímeros en las puestas de sol.

Que volátil resultó el destino, cuando intenté sujetarlo entre mis dedos y se escurrió como finas gotas de agua.

Perdimos demasiado escuchando a la razón, esas veces en que se imponía con toda su fuerza, resquebrajando nuestra dulce locura. Y se alejaba por senderos sin retorno, a nuestra memoria olvidadiza.
Podríamos haber desafiado al miedo y haber sido cómplices de la inocencia. Y no dejar que la falsa sabiduría de otros ultrajara nuestros sueños.

Y me olvidé decir, después de que las palabras se arremolinaran en mi garganta y murieran mudas, que en el cielo de tus ojos sonreía a la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s